Un adolescente de 17 años del sur de la Florida provocó una persecución policial que comenzó en un condado y terminó en otro luego de recorrer 50 millas intentando huir de las autoridades.

Se trata de Carlos Castaneda, quien transportaba el cuerpo sin vida de una persona en su camioneta mientras era perseguido.


La persecución de 50 millas, desde Palm Beach County hasta Martin County, terminó con su arresto después de que los agentes de la Oficina del Sheriff del condado de Martin lo arrinconaron. Las autoridades tenían información previa de que Castaneda había matado a alguien y arrojado el cuerpo en la parte trasera de su camioneta.

“Este es un caso atípico, un caso muy raro”, dijo el subjefe de personal del condado de Martin, John Budensiek. «Un caso de «nunca», en realidad».

Los investigadores dijeron que comenzó cuando alguien llamó al 911 después de ver a alguien dispararle a otra persona en el condado de Palm Beach.

Las autoridades dijeron que el sospechoso intentó arrastrar el cuerpo a un canal con un cómplice, luego lo puso en la parte trasera de la camioneta y se fue.


Los agentes siguieron la camioneta hacia el norte por la I-95 hasta el condado de Martin, alcanzando velocidades de hasta 100 millas por hora.

Fue entonces en Martin County cuando un ayudante intentó una maniobra enviando a la Ford F-150 dando vueltas hacia el costado del césped.

En la camioneta Castaneda viajaba con una mujer cuya identidad no ha sido revelada. Ambos fueron arrestados. Castaneda enfrenta cargos por delitos graves en el condado de Martin y en el condado de Palm Beach.