Un adolescente de Florida acusado de asesinar a su madre durante una discusión por sus notas escolares, se ha declarado culpable a cambio de una sentencia de 45 años de privación de libertad.

Se trata de Gregory Ramos, quien hoy tiene 17 años, pero cometió el crimen cuando tenía 15.


Ramos fue acusado de estrangular a Gail Cleavenger, de 46 años, en su casa en DeBary el 2 de noviembre de 2018. Luego de quitarle la vida, decidió enterrar su cuerpo detrás de una iglesia en DeBary, cerca de su casa.

El abogado defensor de Ramos, el asistente defensor público Matt Phillips, dijo al Daytona Beach News Journal que el acuerdo también exige que Ramos sea sentenciado a libertad condicional de por vida, pero que puede solicitar la terminación anticipada de esa libertad condicional después de 10 años.

«Está extremadamente arrepentido y lamenta sus acciones todos los días», dijo Phillips. «Espera tener una fecha de liberación y demostrar que puede ser un ciudadano productivo».

Como prisionero estatal, Ramos puede obtener una reducción del 15% de su sentencia por buena conducta por parte del Departamento de Correcciones.


Ramos será sentenciado el 22 de enero.

Dos de los amigos de Ramos también fueron acusados ​​como adultos de cómplice del asesinato en primer grado. No estaban presentes cuando Ramos mató a su madre, pero fueron acusados ​​de ayudar a Ramos en su intento de encubrir el crimen, según registros e investigadores.

Los investigadores dijeron que Ramos tardó unos 30 minutos en estrangular a su madre con sus propias manos. Luego la metió en una carretilla, la empujó afuera y la cargó en la camioneta familiar, según muestran los registros.

Los amigos lo ayudaron a organizar un supuesto robo en la vivienda. Ellos podrían cumplir 30 años de prisión.