Según un funcionario del gobierno de Estados Unidos, la administración Trump no otorgará un estado de protección temporal, una forma de ayuda humanitaria, a los bahamenses afectados por el huracán Dorian.


Los funcionarios de la administración finalmente decidieron que TPS no era una opción para los bahamenses debido a los obstáculos legales establecidos, el tiempo que tomaría brindar ayuda y la cantidad de personas que serían elegibles.

El TPS se aplica a las personas que enfrentarían dificultades extremas si se les obliga a regresar a sus tierras devastadas por conflictos armados o desastres naturales, por lo tanto, las protecciones se limitan a las personas que ya se encuentran en los Estados Unidos. Los bahamenses que aún no han llegado a los Estados Unidos probablemente no se beneficiarían de las protecciones.

En el pasado, algunos países afectados por huracanes han sido elegibles para TPS. A fines de la década de 1990, por ejemplo, Honduras y Nicaragua fueron elegidos para TPS después del huracán Mitch. Y más recientemente, Nepal fue elegido para TPS en 2015 después de un terremoto que mató a más de 8,000 personas allí.

La administración Trump a intentado terminar con el TPS para muchos de los países con la protección, pero los tribunales hasta ahora han bloqueado esos esfuerzos.


Ayer el presidente Trump durante un encuentro con periodistas sugirió que había que tener cuidado en Bahamas porque había mucha gente «Muy mala» que deberían llegar a Estados Unidos.