El presidente Trump emitió una proclamación este viernes en la cual exige que inmigrantes que están solicitando visado para entrar a los Estados Unidos tengan una cobertura médica o demuestren que pagar por atención médica.


A los solicitantes se les negará la entrada a los EE. UU. a menos que tengan planes de estar cubiertos por un seguro de salud dentro de los 30 días posteriores a la entrada o tengan suficientes recursos financieros para cubrir el costo, según la Casa Blanca.

La medida entrará en vigencia el 3 de noviembre y se aplicará a los solicitantes de visas del extranjero con gran impacto en los que aplican para reunificación familiar.

La misma no se aplicará retroactivamente a los que ya están en los EE. UU. No a los solicitantes de asilo, refugiados o niños; pero si se aplicaría a los cónyuges y padres de ciudadanos estadounidenses.

«Los hospitales y otros proveedores a menudo administran atención a los no asegurados sin ninguna esperanza de recibir un reembolso de ellos», explicó la Casa Blanca. «Los costos asociados con esta atención se transfieren al pueblo estadounidense en forma de impuestos más altos, primas más altas y tarifas más altas por los servicios médicos … Estados Unidos tiene una larga historia de acogida de inmigrantes que vienen legalmente en busca de mejores futuros. Debemos continuar esa tradición al mismo tiempo que abordamos los desafíos que enfrenta nuestro sistema de salud, incluida la protección tanto de él como del contribuyente estadounidense de las cargas de la atención no compensada «.


«Más allá de imponer costos más altos a los hospitales y otras infraestructuras de atención médica, las personas sin seguro a menudo usan salas de emergencia para buscar remedios para una variedad de condiciones que no son de emergencia, causando hacinamiento y demoras para aquellos que realmente necesitan servicios de emergencia», agregó la Casa Blanca.

De acuerdo al New York Times, la proclamación del presidente, que ha estado en proceso durante varios meses, está dirigida principalmente a inmigrantes que buscan unirse a sus familias en los Estados Unidos, según un funcionario de la Casa Blanca que habló bajo condición de anonimato para discutir más abiertamente la nueva política.

Las visas de inmigrante son una forma para obtener la tarjeta de residencia permanente en los Estados Unidos para las personas que están procesando sus documentos en el extranjero.

Una vez que la política esté vigente, los funcionarios consulares pedirán a las personas que buscan esas visas que muestren cómo tienen la intención de estar cubiertos por un seguro de salud dentro de los 30 días posteriores a su llegada a los Estados Unidos. Eso podría incluir pruebas de que recibirán atención médica a través de un trabajo o estarán cubiertos por el seguro de un pariente. Medicaid no cuenta. Y un inmigrante no podrá obtener una visa si usa los subsidios de ObamaCare al comprar un seguro.

Si no pueden demostrarlo a satisfacción de la oficina consular, su visa será denegada, dijo el funcionario de la Casa Blanca.

El Departamento de Estado desarrollará estándares y reglas que los funcionarios consulares seguirán para tomar la determinación, dijo el funcionario.

(Con información de Fox News y el New York Times)