La administración del presidente Donald Trump ha dado un paso más para acabar con el régimen de Maduro.


El gobierno congeló los pagos al régimen de Nicolás Maduro del crudo venezolano vendido en las refinerías de Estados Unidos.

El dinero recaudado será enviado a cuentas donde el régimen de Maduro no tendrá acceso quedando sin fondos para financiar la represión.

Estados Unidos ha desconocido el poder de Maduro y ha reconocido como presidente legítimo a Juan Guaidó.