Precio de la gasolina en Miami. Foto: Cuba en Miami

El presidente Joe Biden pedirá el miércoles al Congreso que suspenda los impuestos federales a la gasolina y al diésel durante tres meses, una medida destinada a aliviar las presiones financieras en las gasolineras que también revela la toxicidad política de los altos precios de la gasolina en un año electoral.


El presidente demócrata también pedirá a los estados que suspendan sus propios impuestos a la gasolina o proporcionen un alivio similar, según funcionarios de la administración que anticiparon sus propuestas bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a hablar públicamente.

El impuesto federal es de 18,4 centavos por galón sobre la gasolina y el impuesto federal de 24,4 centavos por galón sobre el combustible diésel. Si los ahorros en gasolina se trasladaran por completo a los consumidores, la gente ahorraría aproximadamente un 3,6 % a, poner combustible cuando los precios promedian alrededor de $5 por galón en todo el país.

Los esfuerzos anteriores de Biden para reducir los precios de la gasolina, incluida la liberación de petróleo de la reserva estratégica de EE. UU. y una mayor mezcla de etanol este verano, han hecho poco para producir ahorros en la bomba, un riesgo que se traslada a la idea de una exención del impuesto a la gasolina.

El presidente también ha pedido a las empresas de energía que acepten márgenes de ganancia más bajos para aumentar la producción de petróleo y la capacidad de refinación de gasolina.