Estados Unidos y la represión

La administración Biden a través del Departamento de Estado emitió un comunicado donde advierte que los represores y sus familiares no podrán entrar a Estados Unidos.

«Por razones de seguridad para todos dentro de nuestras fronteras, no se debe permitir ingresar a suelo estadounidense a perpetradores que ataquen a supuestos disidentes en nombre de cualquier gobierno extranjero.» dijo el Departamento de Estado en un comunicado.


«La Prohibición Khashoggi le permite al Departamento de Estado imponer restricciones de visa a personas que, actuando en nombre de un gobierno extranjero, se cree que han participado directamente en graves actividades extraterritoriales en contra de disidentes, incluso en actividades que suprimen, hostigan, vigilan, amenazan o dañan a periodistas, activistas y otras personas que se perciben como disidentes por su trabajo, o que participan en tales actividades con sus familias u otros colaboradores cercanos de dichas personas. Los miembros de las familias de tales personas también estarán sujetas a restricciones de visa bajo esta política, cuando sea apropiado.» continuó el comunicado.

«Los Estados Unidos continuarán identificando a cualquier gobierno que ataque personas, ya sea a nivel nacional o extraterritorial, por el mero hecho de ejercer sus derechos humanos y libertades fundamentales.» dijo.

El comunicado viene dado a raíz de la determinación por parte del gobierno de Estados Unidos de que el príncipe de Arabia Saudita estuvo involucrado directamente en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi quien era residente permanente en Estados Unidos.