Carlos Ernesto Rojas de 60 años de edad, es el bombero retirado de Hialeah, que está acusado de vender certificados de soporte vital de la American Heart Association (AHA), sin haberle dado una capacitación previa a las personas beneficiadas. Lo que podría generar, dijo la fiscal estatal de Miami-Dade, Katherine Fernández Rundle, casi un millón de dólares en el proceso.

 El arresto del ex bombero, quien fue por 20 años un veterano del Departamento de Bomberos de Hialeah, se realizó a través de una operación encubierta, según la oficina de la fiscal Rudle. En un comunicado de prensa emitido desde la oficina de la fiscal no especifica cuando se retiró Rojas.


Rojas poseía certificaciones de instructor en Soporte Vital Básico (BLS), Soporte Vital Cardiovascular Avanzado (ACLS) y Soporte Vital Avanzado Pediátrico (PALS), lo que le permitió impartir los cursos.

En el comunicado de prensa se dijo:

“Muchas profesiones, como conductores de autobuses, proveedores de cuidado infantil, oficiales de policía, bomberos, paramédicos, enfermeras y médicos, requieren certificaciones BLS, y las personas que trabajan en ciertas áreas médicas especializadas necesitan certificaciones adicionales como ACLS y PALS”

Las investigaciones sobre el ex bombero Rojas, comenzaron en el año 2021, después que 14 personas acudieron a él para recibir capacitación y poder acceder a los empleos ofrecidos por Jackson Health Systems.

“Estas personas alegan que le pagaron a Rojas un total de $1,140 por los cursos necesarios”, dijo su oficina en un comunicado de prensa. “Esperaban recibir capacitación, pero no se produjo ninguna capacitación. En cambio, estas personas supuestamente recibieron registros electrónicos (tarjetas electrónicas) de Rojas que indican que participaron o completaron con éxito un curso”


Esas personas contactaron a la policía de Miami-Dade, quienes iniciaron una investigación encubierta, dijeron desde la oficina del fiscal estatal.

Según el comunicado de prensa el oficial encubierto recibió la certificación BLS sin ninguna capacitación de Rojas después de transferir electrónicamente $60.

Después del intercambio, la AHA envió un correo electrónico felicitando al oficial encubierto por completar la capacitación y proporcionando instrucciones sobre cómo reclamar una tarjeta electrónica.

“La AHA no podría haber sabido la identidad del oficial encubierto ni cómo contactarlo sin que Rojas hubiera proporcionado la información de finalización del curso a la AHA”, afirma el comunicado de prensa. “El oficial encubierto no participó ni completó con éxito ninguna evaluación cognitiva y / o de habilidades como lo requiere el plan de estudios de la AHA para recibir los certificados de la AHA”.

La documentación de la AHA muestra que Rojas emitió más de 14,500 certificados en nombre de la AHA a partir de 2020, lo que, a $60 por tarjeta, significa que puede haber recibido más de $870,000, según dijeron en la oficina de Rundle.

“La falsificación de cualquier certificación siempre tiene el potencial de poner a las personas en peligro. Sin embargo, las falsificaciones de capacitación en técnicas para salvar vidas crean un riesgo obvio si surge una situación de vida o muerte, algo que estas certificaciones tenían la intención de evitar”, dijo la fiscal estatal Rundle, agregando:

“Aplaudo el trabajo del Departamento de Policía de Miami-Dade para poner fin a este peligro casi invisible y sé que mis fiscales llevarán rápidamente este caso ante los jueces de nuestros tribunales penales”

Las acusaciones a Rojas están basadas en cargo de esquema organizado para defraudar, un delito grave de tercer grado, aunque la oficina de Rundle dijo que la investigación sigue en curso y que podrían seguir cargos adicionales.