El huracán Michael, una tormenta feroz e histórica, mató al menos a 17 personas, dejó un «número tremendo» de personas desaparecidas y dejó un rastro de destrucción en Florida, Georgia y las Carolinas.

Michael es la cuarta tormenta más poderosa jamás registrada en golpear a los EE. UU. y la peor desde el huracán Camille en 1969.

También es el primer huracán de categoría 4 en tocar tierra en el Panhandle de Florida, y es «la peor tormenta» que haya visto esa zona, dijo el gobernador de Florida Rick Scott.