Brittni de la Mora, una de las actrices de películas para adultos más exitosas en la industria ha decidido dejar su trabajo para dedicarse a predicadora en una iglesia.


Brittni junto a su esposo predican la palabra de dios en en la iglesia Cornerstone en San Diego, California. Brittni de la Mora cuyo nombre artístico era Jenna Presley tuvo que luchar durante mucho tiempo con su adicción a las drogas.

«Estaba luchando para pagar mi renta porque tenía una adicción a las drogas realmente mala. Gastaria miles y miles de dólares a la semana en drogas, comencé con la cocaína, pero luego, finalmente, estaba luchando contra una adicción a la heroína«, dijo.

la actriz que ganaba cerca de $30.000 dólares al mes comenzó desde muy joven y dejó la universidad para dedicarse por completo a la industria de las películas para adultos.

«Terminé consumiendo drogas porque había un director que me dijo que estaba gorda y que necesitaba perder peso. Aproximadamente un año antes, me habían dado de alta del hospital por anorexia, así que  eso fue un gran desencadenante para mí»,  relató.


Comenzó a ir a la iglesia para salir de sus adicciones y ahora dirige junto a su esposo el ministerio de jóvenes adultos en la misma iglesia. Además
asiste a convenciones sobre pornografía para hablar con los artistas sobre las enseñanzas de la Biblia.