Hace poco tiempo llegó a Estados Unidos la actriz cubana Niurka Caballero Colina, una historia ya contada por un sinfín de cubanos que como esta joven actriz recién llegada logran pisar tierra de libertad después según narran realizar una larga travesía iniciada en Nicaragua, para la actriz solo duró dos semanas.

“Cuando un ser humano se siente atrapado sale en busca de lo más preciado que es su libertad. Salí dispuesta a enfrentarme a todo porque sabía que nada podía ser peor que vivir la vida condenada a una realidad que no era la que quería para mí”, dijo en su canal de YouTube.


Refiere la actriz en su publicación, que se sintió libre el día que salió a las calles el histórico 11 de julio cuando las protestas antigubernamentales:

“El 11 de julio del 2021 salí a las calles pidiendo libertad y confieso que me sentí libre por primera vez. Un año después el 11 de julio del 2022 el universo me lo concedió. El 1111 está asociado a la manifestación de los deseos. Hoy pido por todos los cubanos que aún se sienten atrapados como me sentía yo. La libertad es inherente a los seres humanos”, dijo.

En cuanto a su participación en las protestas del 11J, comenta la joven que ese día marcó un antes y un después, señalando que ese día tuvo la sensación de libertad:

“Mi vida tuvo un antes y un después del 11 de julio. Yo salí a las calles de La Habana a gritar libertad. Fue la primera y la única vez que me sentí verdaderamente libre en mi país. Esos instantes de manifestación fueron mágicos en los que todo el mundo se sentía igual porque fue algo espontáneo. Era la primera vez que el pueblo salía a las calles sin ponerse de acuerdo”, dijo al medio digital Periódico Cubano.


Posterior a las protestas, cuenta sobre la paranoia del régimen cubano y la represión desatada a partir de ese histórico día:

“Ellos estaban tan paranoicos pues había un despliegue militar horrible en todo el país y en la capital creo que mucho más. Vi un despliegue de carros militares que nunca había visto”

“Vivir en Cuba ya se me había convertido en un verdadero agotamiento psicológico y físico. Y yo la verdad que no quería seguir formando parte de una realidad la cual yo no había escogido. Entonces tomé la decisión muy difícil para mí porque dejaba a mi familia a mis amigos atrás y mi carrera”, agregó.

La joven actriz no quiso dejar pasar por alto el agradecimiento a todos los que le brindaron apoyo:

“Muchas gracias a mi hermano a mi cuñi Katy a mis amigos incondicionales a mi familia por el apoyo. Gracias a todos los que me dieron fuerzas cuando más la necesitaba a mi amigo Oscar que fue mi apoyo emocional cuando sentía que me ahogaba en la triste realidad que se vive hoy en mi país”

Cuando llegó a Estados Unidos sintió que estaba segura:

“Cuando hice la travesía y toqué tierra americana esa fue la emoción más grande porque me sentí libre y a salvo. Sentí que todos los problemas habían quedado atrás como que ya yo iba a estar bien”, concluyó la actriz.