Los abuelos maternos del pequeño de dos años que quedó huérfano de madre luego que su padre la asesinara en su casa de West Palm Beach, han dicho que quisieran obtener la custodia del menor.


Yuniel Martínez-De La Cotera, el padre del menor, fue arrestado como responsable de haber asesinado a su ex novia y madre del niño, Yasnai Moliner Yera, y a los hermanos gemelos de ella, identificados como Yasmar y Yusnier Alfaro-Yera.

Miembros de la familia de Moliner Yera dijeron que la pareja estaba separada pero que él la acosaba con llamadas y mensajes de textos.

Jorge Luis Fernández, tío de Moliner Yera, dijo a Telemundo que ella había pedido una orden de alejamiento. «Dicen que ella intentó ponerle una orden de restricción pero que el juez se negó… Dijo que él no veía ningún motivo para eso», comentó Fernández.

Fue el mismo padre del niño quien llamó a las autoridades para reportar su propio crimen. “El bebé está a salvo. Tres personas están baleadas dentro del apartamento y dos están muertas. Yo estoy afuera en la calle. Soy cubano”, dijo Martínez cuando llamó al 911.

En una conversación telefónica con Univision los abuelos maternos del pequeño dijeron que el niño «era lo único que les quedaba» y que querían tener la custodia para llevárselo a Cuba. Pero ellos residen en Cuba y no hay un acuerdo legal existente para estos casos entre ambos países.


De acuerdo una abogada de inmigración entrevistada por Univision la mejor posibilidad es que obtengan una visa humanitaria.

«Con ello podrían comenzar a pasar tiempo con el niño porque no conozco a ningún juez en Florida que apruebe que el pequeño se vaya a Cuba, ni siquiera a pasar una temporada», dijo.

El niño hasta el momento se encuentra con los abuelos paternos.