A pesar de las críticas y opiniones de muchos abogados el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, asegura que seguirá adelante con sus planes de terminar con la ciudadanía por nacimiento y lanzó duras críticas contra quienes han opinado en contra.

Trump fue tras el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, el miércoles, y dijo que uno de los principales líderes republicanos en el partido del presidente «no sabe nada acerca de» la ciudadanía por derecho de nacimiento y «debería centrarse en mantener la mayoría» en la Cámara de Representantes «en lugar de dar sus opiniones» sobre el tema.

El presidente estadounidense asegura que la constitución no dice que se deba dar la ciudadanía a los que nacen en el país a pesar de lo escrito en la enmienda número 14 que dice “Todas las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos, y sujetas a su jurisdicción, son ciudadanos de los Estados Unidos y del Estado donde residen».

Trump asegura que muchos asesores y abogados creen que si puede suspender el derecho a la ciudadanía a los que nacen en el país con una simple orden ejecutiva y pedirá a la Corte Suprema que examine el caso lo antes posible.