La asesora del presidente de los Estados Unidos, Kellyanne Conway, declaró que Trump no dará a conocer su declaración de impuestos. Por lo que soslayará la petición avalada por más de 200.000 firmas, que le pide que haga pública dicha declaración.

Los firmantes de esta solicitud, querían que no hubiera sospecha alguna, referente a influencia extranjera, o intereses económicos en la administración de Trump. «Los conflictos económicos sin precedente de esa Administración tienen que ser visibles para el pueblo estadounidense», afirmaba la solicitud.

Pero, Donald Trump no tiene obligación alguna, legalmente hablando, de publicar su declaración de impuestos.
WikiLeaks ha manifestado, que publicaría la declaración de impuestos del inquilino de la Casa Blanca, si se la hacen llegar.