La aerolínea Sun Country Airlines ha presentado una moción para que el Departamento de Transporte de los Estados Unidos (DOT) renuncie a sus derechos de tráfico por dos vuelos semanales desde los Estados Unidos a Cuba. La aerolínea justifica la decisión por la demanda incierta y la falta de claridad sobre las restricciones de viaje como las razones de su decisión de no iniciar vuelos a Cuba.

Sun Country recibió asignaciones de frecuencia para Minneapolis / St. Paul-Varadero y Minneapolis / St. Paul-Santa Clara en junio de 2016. En enero de 2017, extendió su período de exención hasta diciembre de 2017 para evaluar mejor la demanda del mercado y el impacto del embargo comercial, solo para finalmente decidir no comenzar los vuelos.

La decisión significa que Minneapolis / St.Paul, el decimosexto aeropuerto más activo de los Estados Unidos, seguirá careciendo de un servicio directo a Cuba.

La renuncia de Sun Country Airlines sigue pasos similares tomados por Frontier Airlines y Spirit Airlines, que cesaron sus vuelos a La Habana en junio y mayo de este año, respectivamente. La aerolínea regional Silver Airways dejó de volar a Cuba en abril, mientras que las líneas aéreas principales, como American Airlines y jetBlue Airways, redujeron su capacidad a la isla. Todos ellos citan una demanda inferior a la esperada como la razón principal.