(EFE). El dictador cubano Raúl Castro no estuvo presente en ninguno de los homenajes a su hermano Fidel que tuvieron lugar en diversos lugares de la isla por el aniversario de su muerte.

Un acto central en la escalinata de la Universidad de La Habana estuvo encabezado por el primer vicepresidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, de 57 años, presunto heredero designado por el castrismo para suceder el próximo febrero a Raúl Castro.

A pesar de la ausencia de Raúl Castro, sí estuvo presente en el homenaje su hijo, el coronel Alejandro Castro Espín, que pertenece al círculo de confianza del gobernante y dirige el departamento del Ministerio del Interior que controla la inteligencia y contrainteligencia del país.

Muchos analistas opinan que Castro Espín será una figura influyente en la sombra cuando su padre deje el poder. El delfín lideró las conversaciones secretas con Estados Unidos antes de anunciar el deshielo diplomático.

Fidel Castro falleció el 25 de noviembre de 2016, a los 90 años de edad, tras una década apartado del poder.