Ahora está claro que el puente peatonal de la Universidad Internacional de la Florida colapsó y mató a seis personas después de que los ingenieros lo sometieron a algún tipo de “prueba de estrés” más temprano en el día.

De acuerdo con el senador Marco Rubio, los cables de soporte interno del puente estaban siendo “apretados” justo cuando el puente se derrumbaba sobre el tráfico de abajo, aplastando ocho autos con 950 toneladas de concreto y acero.

Pero nadie ha explicado todavía por qué se permitió que los automóviles condujeran libremente bajo un puente incompleto mientras los trabajadores estaban probando para ver si se podía derrumbar. Ahora, algunos funcionarios locales están exigiendo respuestas.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

El comisionado del condado de Miami-Dade, Xavier Suárez, quien tiene experiencia en ingeniería civil, dijo que estaba estupefacto porque la Ocho Calle no fue cerrado al tráfico antes o durante las pruebas de estrés o los ajustes del cable en el proyecto sin terminar.

“Nunca en mi vida he oído hablar de eso”, dijo Suárez. “Eso no tiene sentido. Eso no tiene sentido”.

Entonces, ¿quién dejo que los autos conduzcan por debajo de este puente, aparentemente mientras se realizaban las pruebas de resistencia?

La ciudad de Sweetwater, donde se derrumbó el puente, dijo que no tenía voz en el asunto. En cambio, la empresa de construcción, Munilla Construction Management (MCM), y el Departamento de Transporte de Florida (FDOT) hicieron la llamada, dice.

“Nunca estuvimos involucrados en ninguna decisión sobre las calles”, dijo Sandy Antonio, portavoz de la ciudad. “La compañía de construcción trabajó directamente con FDOT para obtener la aprobación para cerrar la calle”.

De hecho, SW Ocho Calle se cerró el pasado fin de semana, mientras que el puente se colocó en su lugar utilizando una técnica moderna desarrollada en el Centro de Transporte Universitario Accelerated Bridge Construction de FIU. El camino estaba cerrado desde las 9 p.m. Viernes hasta las 5 a.m. el lunes.

DOT simplemente informó a Sweetwater sobre los cierres para que la policía pudiera evitar los embotellamientos, dijo Antonio.

“La única participación que tuvimos fue cuándo se cerró y cuándo se volvería a abrir”, dijo. “Todo eso fue determinado por la empresa de construcción y FDOT”.