El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, anunció este sábado en Washington cambios inmigratorios para los cubanos en el exterior que incluyen eliminar “el requisito de avecindamiento para que los hijos de cubanos nacidos en el exterior puedan obtener la ciudadanía cubana” y no exigir “la habilitación del pasaporte para los viajes a Cuba”.

El gobierno de Cuba adoptará a partir del 1 de enero de 2018 modificaciones en su normativa migratoria, incluyendo facilidades para que cubanos nacidos en el exterior obtegan la ciudadanía, informó este sábado en Washington el canciller Bruno Rodríguez.

En la actualidad alrededor de 800,000 personas con pasaporte cubano en el exterior, que hasta el 31 de diciembre precisarán de esa habilitación otorgada por un consulado para poder viajar a su país de origen.

El canciller cubano también anunció la eliminación de la norma que exigía a hijos de cubanos nacidos en el exterior la residencia de por lo menos 90 días en la isla para obtener la ciudadanía.

Como otra de las medidas anunciadas el gobierno de Cuba también permitirá el retorno de los cubanos que han emigrado de manera ilegal.

El gobierno también anunció la autorización “de entrada y salida de ciudadanos en embarcaciones de recreo”, habilitándose para ello dos puertos, aunque ese número será ampliado posteriormente.