El veto migratorio de Trump hacia los viajeros de siete países musulmanes, así como el endurecimiento de las medidas de seguridad por parte de la Casa Blanca, han llevado a la aerolínea Emirates a recortar el número de vuelos a territorio estadounidense.

Según ‘The Associated Press’, la mayor compañía aérea del Oriente Medio ha alegado una baja demanda para reducir el número de operaciones hacia el país norteamericano.

Este descenso afectará a cinco de los 12 destinos que estaban programados en Estados Unidos a partir del próximo mes de mayo.

De esta forma se pasará de dos a un vuelo diario en destinos como Boston, Los Ángeles y Seattle. Mientras que los vuelos a Fort Lauderdale y Orlando descenderán a cinco a la semana.

“Se trata de una decisión comercial en respuesta a una debilitada demanda de viajes”, aseguró la aerolínea.