Dania Olivero, de 51 años de edad de origen cubano, dirigía una “casa de seguridad” en San Diego California, fue apresada el pasado 6 de noviembre cuando escondía a 44 indocumentados, según la policía estos ilegales entraron al país a través de “coyotes.

Vecinos de Olivero indicaron que constantemente llegaban vehículos con varias personas que entraban en el domicilio sito en avenida University en el barrio de City Heights.

Ver Más
Terror en el aeropuerto parisino de Orly en Francia

Según el comunicado de la policía, dos de los ilegales eran guatemaltecos, los demás mexicanos, cruzaron la frontera, pagando entre 5,000 y 8,500 dólares al “coyote”.

Olivero podría enfrentarse, entre otras, a la sentencia de deportación.