Dania Olivero, de 51 años de edad de origen cubano, dirigía una “casa de seguridad” en San Diego California, fue apresada el pasado 6 de noviembre cuando escondía a 44 indocumentados, según la policía estos ilegales entraron al país a través de “coyotes.

Vecinos de Olivero indicaron que constantemente llegaban vehículos con varias personas que entraban en el domicilio sito en avenida University en el barrio de City Heights.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Según el comunicado de la policía, dos de los ilegales eran guatemaltecos, los demás mexicanos, cruzaron la frontera, pagando entre 5,000 y 8,500 dólares al “coyote”.

Olivero podría enfrentarse, entre otras, a la sentencia de deportación.