Expertos marinos investigan el caso de un adolescente que salió a nadar en una playa de Melbourne, Australia y salió con los pies cubiertos de sangre.

Las piernas de Sam Kanizay se sentían doloridas después de jugar un partido de fútbol el sábado, por lo que decidió empaparse en la playa.

Alrededor de 30 minutos más tarde, el niño de 16 años salió del agua con los pies y los tobillos cubiertos en lo que parecían cientos de pequeños agujeros que estaban sangrando enormemente. Al regresar a casa, sus padres lo llevaron rápidamente al hospital.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

El padre de Kanizay, Jarrod, dijo que el personal del hospital no tenía idea de qué tipo de criatura podría haber causado las heridas.

Jarrod volvió a la playa la noche siguiente con una red de la piscina llena de carne y capturó a los supuestos responsables. El hombre afirma que docenas de criaturas minúsculas parecidas a un insecto devoraban los trozos de carne.

“Lo que es realmente claro es que estas pequeñas cosas realmente aman la carne”, dijo.

Jeff Weir, director ejecutivo del Instituto de Investigación de Delfines, cree que el adolescente puede haber sido atacado por crustáceos llamados anfípodos, que usualmente comen desechos de plantas y animales en descomposición.

Pero Thomas Cribb, experto en parásitos de la Universidad de Queensland, dijo que sería muy inusual que los anfípodos causaran un sangrado tan extenso.

Por otra parte, el experto en marina Michael Brown cree que los pequeños insectos come carne podrían ser larvas de medusas.

Sam aún estaba hospitalizado el lunes, pero le habían retirado los antibióticos.

(Con información de Local 10 News)