Rick Scott, gobernador de la Florida, aprobó la ley HB 7109 que permitirá el recorte de 180 millones de dólares en impuestos a familias y negocios, reporta El Nuevo Herald.


El recorte reducirá 61 millones de dólares a las rentas de los negocios al disminuir en 0.2 el impuesto por alquiler comercial, puesto que la Florida es el único estado que cobre un impuesto a los arrendamientos con fines comerciales, lo que afecta «injustamente a los pequeños negocios», resaltó Scott.

De esta manera, el decreto también reduce dos vacaciones fiscales sobre las ventas: una de tres días (del 4 al 6 de agosto) de ventas de regreso a clases , por $33.4 millones, y otra de ventas de preparación para desastres que se efectúa del 2 al 4 de junio, por $4.5 millones, asegura El Nuevo Herald.

“Desde que estoy en el cargo, he luchado para reducir los impuestos y reducir las regulaciones onerosas para ayudar a impulsar la economía de la Florida y asegurar que nuestros hijos y nietos tengan la oportunidad de tener éxito en nuestro gran estado. Cada vez que reducimos los impuestos, estamos alentando a las empresas de todos los tamaños a crear oportunidades para las familias en todo el estado y más dinero regresa a los bolsillos de los contribuyentes”, puntualizó el funcionario.

Esta ley también reduce los impuestos a familias con bajos ingresos y a personas mayores.