Un hombre cubano acusado de violación agravada después de un presunto asalto en Curry College en el estado de Massachusetts, tenía orden de deportación de hace seis años, pero se quedó en el país debido a un retraso, según el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos.

Mario M. Larrondo Reyes, de 50 años, está bajo fianza de $ 50,000 después de que el Departamento de Seguridad Pública de la escuela recibió un informe de una agresión sexual que presuntamente ocurrió en el campus de Milton, Massachusetts el 25 de julio, informa NBC Boston.

Las autoridades escolares dijeron en un comunicado que informaron de inmediato al Departamento de Policía de Milton de la agresión denunciada.

Larrondo-Reyes, que trabajaba como patrullero nocturno de un campamento deportivo que alquilaba un espacio en el Curry College, supuestamente violó a una consejera de un campamento para adultos con la cual estaba familiarizado.


Larrondo-Reyes y la víctima, estudiante de Curry College, estaban haciendo sus rondas nocturnas el miércoles cuando se detuvieron para hacer ejercicio, según documentos judiciales.

En el informe de la policía, la víctima afirmó que el sospechoso comenzó a hacerle estiramientos y a masajearla a pesar de sus súplicas para que se detuviera. Luego se quitó los pantalones y la agredió, según el informe.

Larrondo Reyes ha trabajado en el campamento durante cinco años, según la gerente de MB Sports Camp, Harriet Wingrove.

John Mohan, vocero del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos, dijo que un juez de inmigración ordenó la deportación de Larrondo Reyes en 2012, pero que se quedó en el país porque Cuba no aceptó el regreso de ciudadanos deportados de los Estados Unidos. Según The Patriot Ledger, hay un atraso de más de 37,000 ciudadanos cubanos con orden de deportación en los Estados Unidos.

Dos representantes de ICE estuvieron presentes en la lectura de cargos de Larrondo-Reyes y presentaron al tribunal una orden de detención de inmigración. Los funcionarios también tenían una orden de deportación, según la oficina del secretario.

Si Larrondo-Reyes paga la fianza, se le ordenará no tener contacto con la víctima, mantenerse alejado de Curry College y entregar su pasaporte. También estaría sujeto al confinamiento domiciliario y al monitoreo GPS, y no está autorizado a realizar trabajo o trabajo voluntario con ninguna persona menor de 18 años.

Larrondo-Reyes se presentará en corte el 22 de agosto para una audiencia de causa probable.