La cantante Yeny Valdés, ex integrante de la emblemática orquesta cubana Los Van Van arriba a Miami para presentarse por primera vez como solista.

Este viernes Yeny se presentará en el Flamingo Theater, acompañada del conjunto miamense Timbalive y del cantante y percusionista Erick Barbería, esposo, mánager y director musical de la vocalista.

Yeny, reside desde hace un año en San Francisco, California, sobre sus planes para su futuro en la música conversa con El Nuevo Herald.

La cantante habla de lo que representa este concierto exclusivo en Miami.

“Para mí tiene un significado muy especial, porque me dará la oportunidad de reencontrarme con el público cubano de Miami, algo que me hace muy feliz. En cuanto a mis expectativas, solo quisiera que la gente bailara con mi música, como ya me tiene acostumbrada. Espero que esta vez no me defrauden”.

La cubana habla sobre el repertorio que tiene pensado para su presentación en la Ciudad del Sol.

Dice que interpretará su primer éxito con la afamada orquesta cubana Mi mimi, no?, y añade que “también interpretaré Después de todo, La costurera, Tú a lo tuyo y La queratina, entre una larga lista de números que el público hizo suyos tanto dentro como fuera de Cuba”.

A la pregunta de si tiene canciones nuevas, Yeny afirma:

“Claro que sí. Esta es la mejor ocasión para dar conocer Dudas (Como duele), que grabé hace tiempo y por múltiples razones no había podido estrenar”.

La intérprete confiesa por qué eligió Timbaline para que la acompañara en este concierto en Miami.

“El formato de Timbalive es muy semejante al de Los Van Van. Su sonido me resulta familiar, y como ya me había acompañado en enero, aquí en San Francisco, no vi ningún inconveniente en repetir la experiencia”.

El diario le preguntó en qué consistiría la participación de su esposo Erick.

“Erick abrirá el concierto con un tributo a [las deidades del pateón afrocubano] Elegbá y Oshún. Luego uniremos nuestras voces en Niña enamorada, una rumba de su autoría sobre la importancia del amor”, detalló Yeny.

Sobre el desafío de iniciar una carrera en solitario la artista habla.

“Lo más difícil es encontrar una agrupación que se adapte a mis estándares de calidad. Gracias a Dios, cuento con las armas para enfrentar cualquier reto artístico. No hay que olvidar que soy el resultado de 16 años de una historia musical que habla por sí sola”.

Yeny Valdés como casi todos los cubanos que se lanzan a hacer carrera en Estados Unidos ha tenido que dejar personas queridas y muchas cosas atrás, ella por ser buena intérprete no es la excepción. Valdés tuvo que abandonar la orquesta Los Van Van, y su familia, por el amor de su esposo Erick que ya vivía en Estados Unidos. Ella cuenta cómo ha sido la experiencia.

“Todavía sigue siendo muy duro. Allá está mi hijo de 18 años, mi madre y el resto de mis familiares más queridos. Sin contar a los amigos que me apoyaron desde el principio”.

El Nuevo Herald le preguntó si considera que viviendo aquí puede seguir cantando allá.

“Por supuesto que sí. Pero finalmente no fue factible porque la orquesta no podía esperar a que yo arreglara mi situación migratoria. Todo ocurre por alguna razón”.

Acerca de su futuro inmediato en la música, la cantante conversa:

“Mientras preparamos un disco con temas inéditos y una gira por Europa para el próximo año, nos presentaremos en San Diego, California; y si todo sale como esperamos, viajaremos a Perú y Colombia. Hay que trabajar, no queda de otra”.

Concierto de Jeny Valdés y Timbalive. Flamingo Theater. The Four Ambassador. 801 Brickell Bay Drive. Viernes 13, 9 p.m. Boletos: $30 (regular) y $40 (VIP). Informes: 786-803-8194 o www.flamingotheaterbar

(Con información de El Nuevo Herald)