Las imágenes de cubanos protestando en el aeropuerto de Miami contra agencias de chárter se repiten cada semana y cada vez más subidas de tono.

Malas palabras e insultos salían de la boca de los cubanos indignados que pedían que les devolvieran el dinero y el equipaje para ellos buscar otra opción para viajar.

Los pasajeros exigían que les rentaran un avión para poderse ir.

“¡Queremos un avión! ¡Queremos un avión!” gritaba la gente.