Este vuelo iba de Perth, Australia, hacia Bali, Indonesia, cuando de repente descendió más de 7.000 metros. Los pasajeros criticaron a la tripulación de AirAsia por, supuestamente, haber gritado cuando el avión caía en picada.

Las mascaras de oxigeno de desplegaron provocando el pánico de los pasajeros y la tripulación.