Luego de que Washington anunciara su decisión de abandonar el primer tratado de desarme nuclear de la Guerra Fría, INF, suscrito en 1987, el miércoles, el presidente ruso Vladímir Putin aseguró que si EEUU desarrolla misiles de medio y corto alcance, Rusia no se quedará atrás, y también lo hará, reporta El Nuevo Herald.

En declaraciones a la prensa local el mandatario ruso expresó: “ahora se ve que nuestros socios estadounidenses consideran que la situación ha cambiado tanto que EEUU también debe disponer de esas armas. ¿Cuál será nuestra respuesta? Simple: nosotros también lo haremos”.

Sin embargo, Putin ratificó que Rusia se opone a la salida de Estados Unidos del tratado, y no se refirió al ultimátum que Mike Pompeo, secretario de Estado, le puso el martes al Kremlin, para que deje de violar el primer tratado de desarme nuclear.

Pompeo le dio un ultimátum a Moscú de 60 días para cumplir con el INF, y acusó a Putin de “hacer trampa”, en el cumplimiento de sus obligaciones.

“Hemos hablado mucho con los rusos. Esperamos que cambien el rumbo, pero hoy no hay ninguna indicación de que tengan la intención de hacerlo”, expuso el secretario de Estado estadounidense en una rueda de prensa durante una reunión de ministros de Exteriores de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).