Foto de archivo

Zayda Hernández y Víctor Cuadras son algunos de los estudiantes universitarios nicaragüenses que arriesgan sus vidas en protestas masivas contra el presidente nicaragüense Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Sus únicas armas son sus teléfonos celulares.

Antes de que las protestas comenzaran en abril por personas indignadas por los cambios propuestos por el gobierno al sistema de Seguridad Social, solo eran estudiantes en la Universidad Nacional de Ingeniería. Hoy son líderes estudiantiles que visitan Miami para denunciar los abusos contra los derechos humanos y las crisis sociales y políticas en su país.

“Somos gobernados por una pareja genocida que ha hundido al país bajo una ola de terrorismo de estado. Unirse a una protesta pacífica por ellos es motivo suficiente para ordenar su muerte “, dijo Hernández el jueves en una conferencia de prensa en Doral organizada por SOS Nicaragua Global, un grupo de nicaragüenses que viven en el extranjero y apoyan a los manifestantes.

El cuerpo de uno de su amigo, Keller Pérez Duarte, de 23 años, apareció en la Cuesta El Plomo, el mismo lugar donde la dictadura de Somoza una vez dejó a sus víctimas de la ejecución. Pérez Duarte había sido estrangulado y torturado por las fuerzas de Ortega.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Cuadras dijo que 350 personas han muerto, 169 desaparecidos y 3.000 han sido heridos por agentes de la policía desde que comenzaron las protestas de abril. Al menos 20 personas murieron el 8 de julio, informó The Economist.

“El régimen no ha detenido su sed de sangre y venganza”, dijo Cuadras. “Tratando de aferrarse al poder, no ha tenido el buen sentido de pensar en los actos que está llevando a cabo contra el pueblo nicaragüense”.

El estudiante de 25 años alega que agentes de inteligencia cubanos y venezolanos han estado activos en Nicaragua desde que Ortega asumió el poder en 2007.

“Castro copió su receta para la represión y el acoso en Venezuela, y ahora lo están haciendo en Nicaragua”, dijo Cuadras. “Hay muchas personas que, mientras eran torturadas, escucharon los acentos de Venezuela y Cuba en las cárceles clandestinas”.

Cuadras, cuya familia apoyó al Frente Sandinista de Liberación Nacional de Ortega y cuyo abuelo fue asesinado por la Guardia Nacional Somoza en 1978, dijo que los nicaragüenses se identifican con venezolanos y cubanos.

“Creo que Cuba, Venezuela y Nicaragua lograrán ser libres, mientras la gente salga a la calle”, dijo Cuadras, y agregó que ha recibido amenazas en las redes sociales.

Los líderes estudiantiles también denunciaron las estrategias del gobierno de Ortega para reducir la moral de los residentes.

“Matan a sangre fría durante las protestas para que la gente no salga a la calle y a las personas que brindan su apoyo, entregan alimentos o cuidan a los heridos, los llevan a juicio”. dijo Cuadras.