Venezuela se está quedando sin gasolina, lo que refleja el colapso de la industria petrolera en el país que cuenta con las mayores reservas de hidrocarburo en el mundo. Expertos informaron que si la situación se prolonga podría agravar el descontento entre los venezolanos con el régimen de Nicolás Maduro que lleva a ese país hacia el despeñadero. Y podría traer como consecuencia un incremento de las protestas masivas que colmaron las calles en el segundo trimestre.

“El gobierno debe estar moviéndose con toda la rapidez posible para subsanar este problema”, que es potencialmente muy peligroso, “por la protesta popular que puede venir”, señaló el experto petrolero Gustavo Coronel, ex integrante del directorio de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

La prensa del país dice que los venezolanos se están viendo forzados a pasar horas dentro de sus vehículos haciendo fila para tratar de conseguir combustible, llegando a pasar horas esperando su turno en las estaciones de servicio, y que en muchas ocasiones ni siquiera saben si serán atendidos.

“Sin gasolina, el país va a tener un problema político de primer orden. Es un país que ya está sentado en un polvorín debido a los muy serios problemas de escasez por los que atraviesa y si la escasez de gasolina se acentúa, yo creo que puede haber una revuelta popular”, aseguró Coronel desde el estado de Virginia.