Unos 14.301 cubanos han solicitado asilo en la frontera de México con Estados Unidos desde el fin de la política “pies secos/pies mojados” en enero del año pasado.

Docenas de cubanos y centroamericanos han visto su viaje interrumpido, porque los centros de detención locales en EEUU están al máximo de su capacidad.

Según el diario The Monitor, días atrás aproximadamente 50 personas pasaron la noche sobre el puente, la mitad de los migrantes eran cubanos.

Un joven pinañero confesaba que decidió irse de Cuba por la falta de oportunidades para avanzar; en un pequeño y desvencijado bote cruzó el Atlántico, otros cuatro balseros lo acompañaban en la travesía hacia la costa de Belice, tras una semana en el mar, realizaron varios viajes en un autobús por México hasta llegar a Reynosa.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Una joven cubana de 23 años, quien permanecía en el puente desde el 29 de mayo, expresó: “Cuba es la última carta de la baraja”.

Marlene conteniendo las lágrimas ante la frustración, habló al diario sobre la falta de libertad en la Isla, donde ella estudiaba enfermería, según la cubana utilizó la mayor parte de los ahorros de su familia para comprar un boleto a Cancún, de ahí voló a Reynosa con la esperanza de cruzar la frontera, y reunirse con su pareja en Houston.

The Monitor señala que la difícil situación de los migrantes crea una “yuxtaposición irónica”, presentarse en la frontera y solicitar asilo está dentro de la legalidad, pero ellos han sido también legalmente detenidos en medio de la nueva política de “tolerancia cero” de la administración Trump.

De acuerdo al mismo medio, “los defensores de los inmigrantes creen que evitar que las personas soliciten asilo de inmediato en los puertos de entrada podría ser una estrategia para disuadirlos, y que no soliciten refugio”.

No obstante, en declaraciones a la prensa, las mujeres dijeron la semana pasada que un día todos los hombres fueron arrestados, y se les permitió ingresar, junto con quienes viajaban con niños pequeños.

Tanto a Marlene como al resto de la docena de cubanos, se les ha negado la entrada debido a que los centros de detención locales están colmados, según los funcionarios de aduanas en el puente.

Los agentes de aduanas y protección de fronteras (CBP) están adoptando un enfoque proactivo para garantizar el procesamiento de viajes legales, de acuerdo a un comunicado.

“El número de individuos inadmisibles que CBP puede procesar varía según la complejidad del caso; recursos disponibles; necesidades médicas; requisitos de traducción; espacio de detención; volumen de puerto general; y acciones de cumplimiento en curso”, precisó.

The Monitor extrajo un apartado de la revisión de los derechos humanos en 2017 que arroja que el régimen cubano “continúa reprimiendo la disidencia y castigando la libertad de expresión; el documento acota además que a los cubanos dentro de su propio país los detienen y castigan por ser críticos, se les humilla de manera pública, y los amenazan con su empleo. Además de que el gobierno controla todos los medios de comunicación, y restringe el acceso a información externa.

(Con información de Martí Noticias y The Monitor)