“Nos sentimos aliviados de que las nuevas reglamentaciones emitidas no contengan nuevas restricciones de viaje más allá de lo previsto”, dijo la Asociación Estadounidense de Turoperadores de Cuba (ATOC, en inglés), que representa a 53 compañías que operan en Cuba.

ATOC anunció este miércoles en un comunicado que las medidas, anunciadas por el Departamento del Tesoro, “no inhiben la mayoría de las opciones legales de viaje actualmente disponibles para los estadounidenses que desean visitar la Mayor de las Antillas”.

Desde este jueves entrarán en vigor las reformas anunciadas en junio pasado por el presidente Donald Trump en referencia a la política de Washington hacia el régimen cubano, dichas medidas, incluyen prohibir las transacciones con ciertas entidades militares del monopolio GAESA, entre ellas hoteles bajo su mando, y limitaciones de viaje para los estadounidenses.

Los Turoperadores ratificaron no estar de acuerdo con los cambios en la política hacia Cuba.

“Viajar a Cuba sigue siendo una forma importante de diplomacia ciudadana y nuestros viajeros juegan un papel importante en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba”, señaló la ATOC.

Manifestando que las nuevas medidas describen las diversas categorías de viaje que están legalmente permitidas a los ciudadanos norteamericanos “un amplio espacio” para visitar la Isla caribeña de manera individual o como parte de un grupo patrocinado por la Asociación.

Por otra parte, los congresistas cubanoamericanos se han mostrado inconformes con las restricciones, pues a su juicio no fueron lo suficientemente duras, Marco Rubio, senador cubanoamericano dijo que debió incluirse restricciones con el grupo hotelero Gran Caribe y la cadena Cubanacán.

El senador cubanoamericano Bob Menéndez expresó: “En Cuba, todos los negocios privados permanecen bajo el control completo del régimen cubano, particularmente los militares, con sus beneficios fluyendo directamente al liderazgo político y militar de los Castro”.

(Con información de Diario de Cuba)