Este jueves, el Kremlin anunció que el viernes en Vietnam, el mandatario ruso, Vladimir Putin y el presidente estadounidense, Donald Trump se reunirán, aunque la diplomacia estadounidense ha sido menos categórica al respecto, de acuerdo a AFP.

Yuri Ushakov ha dicho, “será el 10 de noviembre”, y no precisó la hora del encuentro pues dijo todavía no estaba acordada, según la oficial TASS.

Putin y Trump ya se entrevistaron en julio, por primera ocasión, en Hamburgo, Alemania. Pero a partir de este viernes, participarán en la cumbre del Foro de Cooperación Económico Asia-Pacífico (APEC), en Danang, ciudad vietnamita.

Rex Tillerson, secretario de Estado norteamericano que fue interrogado en Pekín, afirmó que su parte en el encuentro no estaba decidida. Y expresó: “Nunca hubo un acuerdo para una reunión bilateral oficial”.

“Continuamos nuestras conversaciones (…) La cuestión es saber si tenemos suficiente sustancia”, añadió Tillerson al referirse en particular al diálogo en curso acerca de Siria y Ucrania.

En el Air Force One, en un encuentro con los periodistas Trump dijo que estaba previsto reunirse con el presidente ruso. “Queremos la ayuda de Putin sobre Corea del Norte”, afirmó.

Durante una declaración en Pekín, el presidente estadounidense hizo un llamado a Rusia para que aumente la presión sobre el régimen norcoreano para colaborar en la solución de “esta situación potencialmente dramática”.

También instó a China a cortar los vínculos financieros con el régimen de Pyongyang, de acuerdo a Reuters, Trump declaró “Beijing puede solucionar este problema de manera rápida y fácil”.

El mandatario estadounidense estuvo hablando con su homólogo Xi Jinping, en la capital china para anunciar acuerdos comerciales por unos 250 mil millones de dólares, entre compañías estadounidenses y chinas, operaciones que tendrán lugar pese a las quejas arraigadas en la comunidad empresarial norteamericana sobre el acceso al mercado chino.

Jinping dijo que la economía china será cada vez más abierta y trasparente para los socios extranjeros, incluidos los estadounidenses.

Y Trump por su parte, manifestó que sus predecesores eran los culpables, y no el país asiático del desequilibrio comercial, alabando la eficiencia del mandatario chino.

(Con información de Diario de Cuba)