El presidente estadounidense, Donald Trump, prometió este domingo el “recorte fiscal más grande en la historia de nuestro país”, lo cual reduciría las tasas para la clase media y empresas, con el objetivo de incitar el crecimiento económico y las posibilidades de empleo.

El mandatario indicó que su “prioridad” es la revisión tributaria, en vez de los esfuerzos de última hora para revocar el Obamacare. La reforma de salud presentada por los republicanos estuvo próxima a fracasar el fin de semana, aunque Trump especificó que “eventualmente ganaremos en eso”.

Agregó que el plan fiscal en el que la Casa Blanca y los republicanos en el Congreso han estado trabajando por meses, es la reforma más importante al sistema tributario en tres décadas y que está “completamente finalizada”, dijo en el Aeropuerto Municipal de Morristown.

“Esta es una reforma para la clase media y para las compañías, para traer de vuelta los empleos”, confirmó Trump.

(Con información de Mundo Hispánico)