Donald Trump presentó su plan de infraestructura, iniciativa de 1.5 billones de dólares que cumpliría varias promesas electorales.

En las próximas horas el mandatario se reunirá con funcionarios estatales y locales, a fin de recabar apoyo, ya que en buena parte, el proyecto depende de que los gobiernos estatales y locales aporten al financiamiento.

“Será una gran semana para infraestructura. Después de haber gastado 7 billones de dólares estúpidamente en el Medio Oriente, ¡Es hora de invertir en NUESTRO país!”, tuiteó Trump.

El plan prevé invertir 200 mil millones de dólares en fondos federales y locales con el objetivo de estimular el gasto público a nivel local y estatal, y mejorar la infraestructura de EEUU, tales como puertos, aeropuertos, carreteras y calles.

El presidente culpa de que la economía del país no desarrolle todo su potencial al mal estado de las carreteras y autopistas.

El plan contiene dos partes fundamentales: una espera nuevas inversiones y la agilización de procesos para reparar carreteras y aeropuertos; y la otra establece la modificación de la burocracia para que no se dilate la aprobación para iniciar el proyecto, de acuerdo a fuentes oficiales.

(Con información de Mundo Hispánico)