Tres tormentas avanzan peligrosamente hacia el Caribe y la costa este de Estados Unidos y alguna de ellas con posibilidades de llegar con categoría de huracán.

La primera es la tormenta tropical Florence, ubicada a unas 1,600 millas al este del sur de la Florida. La tormenta continúa moviéndose hacia el oeste rumbo a Estados Unidos y se pronostica que vuelva a ser un huracán este fin de semana.

Isaac tiene vientos máximos sostenidos de 40 millas por hora, y avanza en dirección oeste a una velocidad de traslación de siete millas por hora. También podría convertirse en huracán la semana próxima.

La otra tormenta, Helene cuenta con vientos máximos sostenidos de 60 millas por hora, y avanza rumbo oeste a unas 13 millas por hora. Los meteorólogos esperan que Helene genere condiciones de tormenta tropical en partes de ese archipiélago africano el sábado por la noche y el domingo.

Las autoridades dicen que las intensas lluvias en las islas podrían generar inundaciones repentinas.