Jose Muguira Iturralde, Sabrina Romero y Osvy Rodriguez

Tres estudiantes cubanos de Miami que fueron al preuniversitario Lenin están hoy felices y orgullosos de poder asistir al prestigioso Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), privada universidad americana en Cambridge Massachusetts.

Los tres jóvenes cubanos, José Muguira Iturralde, Sabrina Romero y Osvy Rodriguez compartieron su experiencia con el Miami Herald. Los tres comparten una historia similar, cada uno de ellos haciendo un viaje casi milagroso desde La Habana a Miami hasta las sagradas salas del MIT.

Muguira contó como se quedó petrificado cuando echó un vistazo al escenario de su primera clase de MIT, Introducción a la biología.

“Sabía que esto era MIT. Sabía que esto iba a ser difícil “, dijo Muguira, de 20 años.” Pero nunca había estado en una clase tan grande con 500 estudiantes. Sabía que nunca iba a construir una relación con los profesores. Si necesitaba ayuda, no iba a poder hablar con ellos “.

Muguira, que había tomado cuatro años de biología de la escuela secundaria a través del MDC, dijo que este no era un curso para principiantes.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

“Nos lanzamos directamente a la bioquímica avanzada”, dijo. “Nunca en mi vida había visto la biología avanzada que vi en mi primera clase en el MIT”.

A diferencia de Muguira, Romero, un estudiante de informática de 20 años, dijo que su emoción principal cuando las puertas de 26-100 se abrieron “Era como, ‘finalmente estoy donde quise estar por mucho tiempo’. Ni siquiera me gusta la biología, pero el profesor lo hizo tan interesante”, dijo Romero. “Eso es lo que amo de este lugar”.

Rodríguez, un estudiante de ingeniería eléctrica de 24 años de edad, dijo que está saboreando cada momento en el MIT.

“Tuve que salir de Cuba a través de Ecuador y cruzar México para obtener asilo en los Estados Unidos”, dijo Rodríguez. “Una vez que llegué a Miami, tuve que aprender inglés por mi cuenta, en una biblioteca, durante un año. Luego fui a Miami Dade College.

“Fue un largo viaje. Cuando llegué a esa clase en MIT, supe que había hecho algo bueno. No fue el final de la historia. Todavía necesito centrarme en la escuela. Pero mi sueño estaba más cerca “.

Muguira y Romero se conocían en Cuba, y ambos conocieron a Rodríguez en el MDC, pero los tres en Cuba fueron a La Lenin. Rodríguez dijo que La Lenin le dio a Muguira y Romero una fundación educativa. “Vemos los problemas de matemáticas de la misma manera debido a la educación que recibimos en Cuba”, dijo Rodríguez.



Sin embargo, solo había un problema bastante importante. Debido al sistema comunista en Cuba, los estudiantes educados no tienen a dónde ir para brillar.

El acceso a internet es difícil de conseguir en Cuba. Pero cada vez que Romero podía conectarse a casa en casa, ella buscaba en Google MIT y Harvard y aprendía sobre sus campus y cursos. Para Romero, asistir a una universidad así parecía un sueño imposible, una fantasía.

Pero a la edad de 17 años, Romero, hija única, dejó a su querida madre, Tania Arrazcaeta, en Cuba y vino a Miami, donde vive su padre. “Fue la decisión más difícil que he tomado”, dijo Romero.

“Mi mamá es mi mejor amiga”, dijo. “Pero ahora estoy aquí en el MIT, y sé que vale la pena porque le puedo dar el mejor futuro”. En Cuba, no había futuro. Iba a vivir una vida frustrada. Podría obtener una educación, pero solo sería teórica. Nunca podría aplicar lo que sé, y eso es simplemente cruel “.

Rodríguez lo sabe de primera mano. Su madre, que aún se encuentra en Cuba, es ingeniera. Pero su salario es tan bajo que, en cambio, trabaja como mesera para llegar a fin de mes.



Mientras tanto, cuando Romero llegó a los EE. UU. en noviembre de 2015, se fue a Miami High, donde sus sueños casi fueron aplastados. Algunos administradores querían colocar a Romero en la escuela nocturna.

Afortunadamente para Romero, la asesora académica de la escuela nocturna Aurora Couzo discutió en su nombre. Revisé sus créditos de Cuba y sus calificaciones fueron increíbles”, dijo Couzo. “Creo que su grado más bajo fue de 96”.

Romero luego superó todas las pruebas que Couzo le dio, y su sueño volvió a la normalidad. Ella fue a la escuela diurna en Miami High, obtuvo calificaciones sobresalientes y así llegó a Miami Dade College (MDC) con honores.

Sin Couzo, dijo Romero, ella no habría ido a la Escuela de Honores, y sin ese apoyo, no estaría en el MIT.

Después de todo, solo 25 estudiantes de transferencia por año, en todo el mundo, llegan al MIT cada año, y tres de ellos en 2018 provinieron de MDC.



“Cuando me aceptaron en el MIT, volví a ver (Couzo)”, dijo Romero. “Estaba llorando lágrimas de alegría”. Dijo Couzo: “Estoy muy orgulloso de Sabrina. Ella es una de esas historias de éxito que les cuento a mis alumnos actuales todo el tiempo “.

Muguira, que se está especializando en informática, tiene un estrecho vínculo con Romero y Rodríguez. Se ayudaron mutuamente con el proceso de solicitud de ingreso a la universidad y, precisamente a las 3:14 p.m. el 4 de mayo, iniciaron una alegre sesión de texto grupal durante la cual descubrieron simultáneamente que habían sido aceptados en el MIT.

Al día siguiente, el 5 de mayo, se graduaron del MDC.

Muguira, Romero y Rodríguez tienen los mismos cursos básicos en MIT (cálculo, biología y química) y siempre se sientan juntos, justo al frente, donde pueden participar con los profesores.

“Somos un equipo”, dijo Muguira. “Hacemos nuestra tarea juntos. Nos entristecemos el uno por el otro cuando alguien obtiene una calificación más baja. … Todos venimos del mismo lugar, y nadie nos lo puede quitar. Somos de Miami, somos de MDC y somos cubanos “.