La tienda UPS donde trabajaba el joven que expulso a una cubana de la tienda por no hablar en ingles ha recibido amenazas según dijo su propietaria.

“No queremos racistas ni xenófobos”, “racista, vete de aquí”, “gente racista trabaja en este lugar. No vayan a este UPS. No les gustan las personas hablando en español”, “vete de Estados Unidos, hijo de p… aquí no te queremos”, son algunos de las amenazas que ha recibido la tienda ubicada en 14629 SW 104th St, Miami.

“Han llamado a gritarnos ‘racistas’, a amenazarnos y a preguntar dónde vive el chico para ir a pegarle. Nos ha dado mucho miedo”, dijo Mariabelen Rojas, quien desde el próximo martes es la nueva propietaria del local.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

“Nosotros somos hispanas y tenemos cero tolerancias con cualquier tipo de discriminación o racismo. No defiendo al chico porque no lo conozco, fue un error, pero el episodio no debería llevar en amenazas”, dijo.

“La tienda va a tener nueva administración y todos los clientes serán tratados por igual, sin importar su raza, religión o ideología. Todos son bienvenidos” dijo la propietaria a El Nuevo Herald.

Rebecca Prinstein, una cubana de 47 años, quien fue la victima de los insultos racistas del empleado de UPS que ya fue despedido lleva días muy estresada y llorando según cuenta su esposo.