IKEA CubaLa famosa tienda de muebles a bajo costo IKEA utilizo presos cubanos para la fabricación de muebles según el diario alemán “Frankfurter Allgemeine Zeitung”. La compañía IKEA realizo un acuerdo en los años 80 con autoridades de la extinta República Democrática Alemana (RDA) para que prisioneros de ese país y de Cuba trabajaran en la elaboración de productos. El contacto en Cuba fue a través del teniente Enrique Sánchez, un representante de la firma cubana “Emiat” que se dedicaba a elaborar muebles para altos dirigentes del gobierno y además estaba vinculada al sistema de prisiones en Cuba.

El acuerdo entre las dos partes se realizo unos meses después entre la forma cubana y “Ikea Trading Berlín” y donde se producirían 4,000 piezas para sofás “Falkenberg”, así como unas 10,000 mesas para niños y 35,000 mesas de comedor. La noticia publicada por el diario Alemán fue sacada a la luz de documentos de la policía secreta Stasi que contenían datos de los acuerdos entre IKEA, RDA y Cuba. De ser ciertos estas informaciones el gobierno cubano había utilizado prisioneros cubanos como mano de obra barata para beneficiarse económicamente.