Luego de que en enero pasado, el ex mandatario Barack Obama derogara la política “pies secos/pies mojados”, el número de cubanos que se registraron en Florida para recibir asistencia pública descendió abruptamente, señalaron esta semana autoridades del estado.

El Departamento de Niños y Familias de Florida puntualizó que el promedio mensual de cubanos registrándose para asistencia cayó a menos de 550 desde junio hasta octubre de 2017, reportó el diario Tampa Bay Times.

Lo que constituye apenas el 10% de los 5.400 que se estaban registrando cada mes como promedio antes de que Obama pusiese fin a la política migratoria, en una de las últimas medidas bajo su mandato.

La asistencia que se brinda mediante el Departamento de Niños y Familias (DCF) y la Administración del Seguro Social (SSA), estipula por cada individuo:

– US$194 mensuales durante tres meses, renovable a seis

– US$170 mensuales en ayuda alimentaria durante tres meses, renovable a seis

-US$6.500 (aproximadamente) por seguro médico y dental durante 6 a 10 meses para los adultos

Los menores también tienen derecho al programa de ayuda médica para personas de bajos ingresos Medicaid, hasta que cumplan 19 años, por otra parte, los adultos mayores de 65 años pueden acceder a $730 de Ayuda Suplementaria (SSI) durante sus primeros siete años en Estados Unidos, luego de obtener su residencia legal, al año y un día.

Aprobada desde 1966 la Ley de Ajuste Cubano permitía a todo aquel cubano que llegara a aguas o tierras americanas, o incluso fuese rescatado por los guardacostas en el mar, permanecer en Estados Unidos y convertirse en residente permanente.

En 1995, el presidente Bill Clinton modificó esta práctica, luego de negociar con Cuba, e instauró la política de “pies secos/pies mojados”, la cual establecía que los nacionales tenían que llegar a suelo norteamericano.

En el lapso final de la presidencia de Obama, a medida que las relaciones con el Gobierno cubano mejoraban, los rumores y el miedo a que la puerta se cerrara hizo que la cifra de cubanos que se acogía al programa de ayuda aumentara.

Lourdes Mesías de Servicios Luteranos Florida, una agencia que ayuda a los recién llegados, explicó al Tampa Bay Times, que aunque los refugiados no tienen que registrarse en el DCF del estado, “el 99.9 por ciento” lo hace, ya que son los “primeros auxilios que obtienen hasta que consiguen empleo”.

El año pasado, el último año completo bajo el beneficio migratorio de “pies secos/pies mojados”, casi 55.000 refugiados cubanos se registraron con esa entidad gubernamental.

En septiembre culminó el año fiscal 2017, para ese entonces se registró un descenso de poco menos de 27 mil cubanos registrados, de ellos 16.200 arribaron a Estados Unidos en los últimos tres meses que le quedaban a “pies secos”.

A la ayuda del gobierno, sólo pueden acceder los inmigrantes categorizados como refugiados y solicitantes de asilo.

La Oficina de Presupuesto del Congreso comunicó el pasado año, que la eliminación de asistencia inmediata del gobierno a un grupo tan grande de refugiados cubanos, permitiría ahorrar $ 2.450 millones en diez años.

El diario de Tampa prevé que la cifra de refugiados cubanos debe continuar bajando en este año fiscal.

Para los antillanos la situación se ha complicado también para llegar a Estados Unidos de manera legal, a través de una visa en la embajada de La Habana, pues en respuesta a los ataques acústicos que sufrieron los diplomáticos norteamericanos, se recortó drásticamente el personal en la sección consular en Cuba, y esto repercutió en la emisión de visados.

Los cubanos pendientes a reunificación familiar, deben solicitar sus visas en Colombia, con el requisito indispensable de que el acto sea en persona.

(Con información de Martí Noticias)