En lo que va de año, respecto al anterior, el arribo de turistas rusos a Cuba ha aumentado un 67%, registrándose un nuevo récord, y situando a ese país entre los diez principales mercados emisores de visitantes a la Mayor de las Antillas, anunciaron medios oficiales, citados por EFE, este jueves.

Por primera vez, el número de turistas rusos sobrepasa los 100 mil, con 100.310 visitantes que habían ingresado a la Isla, hasta el 18 de diciembre, puntualizó Edilberto Riverón, consejero de turismo de la Embajada de Cuba en Moscú, según la estatal Prensa Latina.

De acuerdo al diplomático, en 2012 viajaron a la Isla caribeña 86.945 rusos, y desde ese año una cifra tan significativa no había vuelto a materializarse.

Riverón también señaló que la actual temporada invernal inició “muy activa”, promovida por el “interés creciente” que existe en Rusia hacia el Caribe, en específico en la nación antillana.

La aerolínea rusa Aeroflot, cuenta con vuelos diarios a la capital cubana, y también opera conexiones directas entre Moscú y San Petersburgo al balneario de Varadero. Se aúnan los vuelos chárter que cada diez días propician viajes desde la capital rusa a Cayo Coco.

El 25 de diciembre, será inaugurado un vuelo entre Moscú y Holguín, y según el funcionario cubano se prevé la conexión se mantenga durante todo el 2018.

Para el próximo año Cuba continuará promocionándose en Rusia, no solo como un destino caribeño de sol y hermosas playas, sino también orientado al turismo de circuitos, eventos, cultural, médico y de naturaleza, dijo Riverón, ya que estos segmentos cuentan con “muchas potencialidades” de desarrollo, acotó.

Los visitantes provenientes de Rusia prefieren los hoteles cuatro y cinco estrellas, sus vacaciones duran aproximadamente entre siete y diez días, comentó hace poco tiempo la directora de relaciones públicas de la compañía de viajes rusa “Anex Tur”.

El acercamiento entre La Habana y el Kremlin ha fomentado la oleada de turismo ruso, la relación bilateral entre ambos países se ha visto estimulada con la cooperación en áreas estratégicas para la Isla comunista como la energía, el transporte, la industria metalúrgica y pesada. El régimen castrista se llegó a ver sin petróleo, por la caída en el suministro de crudo venezolano, debido a la crisis que enfrenta el aliado político y económico de Castro.

Luego del paso del huracán Irma en septiembre, el Gobierno cubano priorizó el restablecimiento del sector turístico por encima de las viviendas de los cubanos.

Cuba mantiene la proyección de recibir 4.700.000 de turistas antes de que finalice el año.

El turismo es la segunda fuente de ingresos del régimen de La Habana, por detrás da la venta de servicios profesionales.

(Con información de Diario de Cuba)