Una tormenta de invierno significativa tomará forma a partir del viernes en las planicies del sur y Texas, y luego se extenderá este fin de semana a través del sureste y el Atlántico medio.

La distancia a la que llegará el aire helado del sur sigue siendo una pregunta abierta, lo que dificulta la predicción precisa de la acumulación de hielo y nieve.

Las alertas de tormenta de invierno ya están en marcha el jueves para 6 millones de personas en el norte de Texas, Oklahoma y partes de Arkansas y Missouri.

A medida que se desarrolla la tormenta, los modelos de pronóstico predecirán con mayor precisión la línea de congelación.