Rusia ha insistido y está valorando restablecer su base militar en la Mayor de las Antillas, sin embargo el régimen militar cubano no parece estar muy entusiasmado, y “hoy día no apoya esa idea”, reporta Sputnik News.

Frants Klintsévich, el senador ruso y vicepresidente del Comité de Defensa y Seguridad del Consejo de la Federación, dijo que el Kremlin va a “poner todo su empeño” en restablecer su base en Cuba “como respuesta de las actividades hostiles de EEUU y la OTAN”.

Klintsevich opina que deberían de poner todo su empeño “pero nuestra base, marina y aérea, dos en una, debe estar en Cuba, ya que es un punto clave”.

Asimismo, el jefe del Comité de Defensa de la Cámara Alta del Parlamento ruso, Víctor Bóndarev, añadió que el establecimiento de una base militar rusa en el país caribeño “respondería a los intereses de seguridad nacional (…) en un contexto de aumento de las agresiones de Estados Unidos”.

El jefe del Comité de Defensa ruso, apunta que todo debe ser acordado con el régimen cubano, y también abordó la posibilidad de que la Fuerza Naval de Moscú volviera a Vietnam.

Acotó que “tampoco se trata de pasos que deben realizarse de manera apresurada, pues se emprenderían solo en caso ‘de la agudización de la agresión por parte de Estados Unidos”.

Otros funcionarios rusos han dicho que “vendría bien” esta base militar para Rusia.

Ya en 2014, el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, adelantó que Moscú podría crear una red de bases en el extranjero, en particular en Vietnam, Cuba, Venezuela, Nicaragua, Seychelles y Singapur. Desde entonces, se exploran esas posibilidades.

El pasado año, dos diputados rusos enviaron una carta a Vladímir Putin, presidente de ese país, y al titular de Defensa, Serguéi Shoigú, para recuperar el centro ruso de Lourdes en Cuba.

Pero en esa ocasión, el portavoz de Putin, Dmitri Peskov, comentó que en alusión al pedido, la decisión concerniente la debía de tomar el Ministerio de Defensa.

Desde 1967, comenzó a operar la Base de Lourdes en la Isla, y en 2002 fue cerrada, durante esos años fue un centro soviético de gran envergadura, de espionaje radioelectrónico, desde donde la URSS controlaba todo el hemisferio occidental.

(Con información de Diario de Cuba)