Los prototipos, que se han expuesto en un área cerrada al público en San Diego, California, han costado cerca de un millón de dólares cada uno, según informa RT.