De enero a septiembre de 2018, el estatal Grupo Empresarial Correos de Cuba, registró un total de 481 quejas de la población, muchas de ellas por entregas con retraso, pero también con pérdidas e ilegalidades asociadas a la apertura y manipulación de cartas y paquetes, informa Diario de Cuba.

Sobre el cuestionado trabajo de grupo, el director de Comunicación Institucional de Correos de Cuba, José Manuel Valido Rodríguez dijo que “inciden problemas objetivos y subjetivos”, así como “el carácter manual de sus operaciones”.

Cubanos lectores del diario Granma, participaron en un foro en línea junto con un grupo de funcionarios de la empresa estatal, y quisieron saber por qué llega hasta con dos días de retraso la prensa a quienes están suscritos, en el caso de revistas infantiles pueden llegar hasta un año después. Otra interrogante es la razón por la que Correos de Cuba abre las cartas y paquetes.

Desde el pasado 3 de mayo se ejecuta en la Gráfica de Villa Clara un proceso de reconversión tecnológica, recordó el periódico oficialista, por lo que Gráfica La Habana ha tenido que asumir un alto volumen de impresión correspondiente a las tiradas de Granma, Juventud Rebelde, Trabajadores y los periódicos provinciales del centro de la Isla.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Justificaron que el poligráfico de la capital cuenta con máquinas que datan de los años 80 del siglo pasado, para las que ya no se fabrican piezas de repuesto.

“Todo este proceso ha impactado negativamente en la distribución de la prensa en el centro y el occidente de Cuba, por la demora del proceso de impresión y la complejidad extra de transportar los periódicos a través de distancias mucho más largas”, añadió el diario.

Los funcionarios culparon a las editoras a cargo, sobre el retraso injustificado de las publicaciones infantiles, así como en los casos de demora en la entrega de la paquetería en su destino final, la prensa estatal insiste en que “los procesos operacionales se realizan manualmente”.

En cuanto a que se abran y pierdan cartas y bultos postales, la institución estatal reconoció que “es una violación la apertura de la correspondencia y de los bultos postales”, pero dieron a conocer que “Correos de Cuba y la Aduana General de la República crearon las oficinas de Canal Rojo, representadas en todas las provincias del país y a donde es citado el destinatario para la inspección en presencia de agentes aduanales y de Correos de Cuba”.

En los años 70 se enviaba una carta o paquete desde Camagüey a La Habana, y llegaba a la semana, sin embargo ahora 40 años después, con la velocidad de internet, web, correos electrónicos, “una carta certificada de La Habana a Santiago de Cuba demora de 45 días a dos meses”, cuestionó un usuario.

Funcionarios de Correos de Cuba arguyeron que “hace 40 años no existía el volumen de paquetería que existe en estos momentos”.

Hace 262 años se fundó en Cuba el servicio postal, desde 1959 está en manos del Gobierno, ha recibido un total de 683.000 envíos postales internacionales de enero a septiembre de 2018. Mantiene conexión con operadores postales de 192 naciones, según datos oficiales.

(Con información de Diario de Cuba)