El Consejo de Estado de Cuba concluyó hoy retrasar un mes las elecciones municipales que debían tener lugar en el próximo mes de octubre, alegando la necesidad que tiene el país de recuperarse frente a los perjuicios provocados por el paso del huracán Irma por la costa norte de la isla entre los pasados 8 y 10 de septiembre.

Se leyó una nota en la televisión estatal, y se dio a conocer que el máximo órgano político de la isla decidió que los comicios que debían celebrarse el próximo 22 de octubre pasarán a efectuarse el 26 de noviembre, mientras que la segunda ronda fijada para el 29 de octubre pasa al 3 de diciembre.

En estas votaciones, se elegirá a los delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular (concejales), abrirán el proceso que —según el calendario previsto hasta ahora— culminará en febrero del 2018 con la sustitución de Raúl Castro en la dirección de Cuba.

El comunicado sugiere que a causa de las graves afectaciones ocasionadas por Irma en casi toda la isla y a la “necesidad de que nuestras instituciones estatales, organizaciones de masas y sociales, y la población concentren su esfuerzo en la recuperación de los daños”.

Apuntando además que con esta decisión se procura “garantizar la mayor participación de los electores y la calidad del proceso electoral, en particular la nominación directa de candidatos a las asambleas municipales del poder popular”, así lo dice el texto del Consejo de Estado.

El intenso huracán Irma azotó el litoral norte de Cuba, produjo diez muertes y estragos materiales que aún no se pueden cuantificar, dentro de estos daños están los derrumbes parciales y totales de miles de viviendas, perjuicios para la agricultura y grandes problemas con la electricidad en el país.



Antes que el huracán impactara la isla, se había previsto realizar 5425 asambleas la primera semana de septiembre, 19 268 en la segunda y 17 914 durante la tercera, mientras que para la cuarta semana del mes se efectuaría el 6,4 % restante.

En los comicios del 26 de noviembre los cubanos elegirán en primera vuelta, a quienes formaran parte de las asambleas municipales por un período de dos años y medio, con una segunda vuelta el 3 de diciembre en aquellas circunscripciones en las que ninguno de los aspirantes obtenga más del 50 % de los votos.

De los que resulten elegidos saldrá la mayoría de los candidatos a las elecciones provinciales y a las generales —la fecha aún no se anuncia—, y en esas últimas se votará, con un mandato de cinco años, a los diputados de la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral), órgano que ratifica al presidente del país.



El gobernante Raúl Castro ha insistido que se retirará en febrero del 2018, pero no ha existido ningún anuncio oficial, de todos modos se vaticina que su sucesor sea el actual vicepresidente primero, Miguel Díaz-Canel.

Sin embargo, Raúl Castro permanecerá al frente del Partido Comunista de Cuba (PCC, único legal) hasta el año 2021.

Las plataformas opositoras a pesar de haber manifestado su intención de presentar candidatos independientes a estas elecciones han sido ignoradas por parte del aparato estatal, por lo que se ha denunciado no sólo que se les aparta de un proceso tan importante para decidir el futuro del país, sino también que hay hostigamiento hacia estos grupos opositores por parte del gobierno cubano.

(Con información de Cubanet)