La vieja cabina de peaje en la entrada de Arthur Lamb Jr. Road que entra a Virginia Key ha sido reabierta, informó el Miami Herald. Le costará a los conductores $ 6 los días de semana, $ 8 los fines de semana y $ 150 por un pase anual para pasar a disfrutar de las amenidades del cayo: entrada a la playa, senderos para bicicletas de montaña, hamacas, la laguna de Jimbo y el Virginia Key Outdoor Center donde puede alquilar kayaks, tablas de remo y bicicletas.

La garita de peaje a la entrada se cerró durante un año y medio cuando la ciudad de Miami decidió a principios de 2017 convertirse en un sistema de estacionamiento automatizado diseñado para “Servir mejor” y eliminar las líneas y transacciones en la garita. Pero los visitantes tenían que tener la aplicación de pago por teléfono en sus teléfonos inteligentes o localizar una de las 12 máquinas de pago por chapa dentro del parque o arriesgarse a quedarse con una multa de estacionamiento.

Para implementar ese sistema, la ciudad instaló más de 125 señales de estacionamiento en la carretera bordeada de árboles, así como en las áreas de playa y ciclismo. Hubo una serie de señales, una cada 20-25 yardas, y muchos visitantes se opusieron a su intrusión en un área natural.

El servicio de telefonía celular en el área es irregular, por lo que a veces era difícil para los visitantes ingresar sus datos o activar la aplicación.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

En última instancia, la ciudad decidió que era mejor tener miembros del personal en la entrada para ayudar a los visitantes a comprender lo que el área tiene para ofrecer, dar instrucciones y responder preguntas.

“Esa isla es tan grande y hay tantas cosas que queremos asegurarnos de que la gente sepa a dónde van”, dijo Kevin Kirwin, director del Departamento de Parques y Recreación. “No había suficiente información disponible y la gente conducía en círculos.

“Escuchamos lo que la gente quería y lo hacemos más fácil de usar”.

La ciudad ha eliminado todas las señales y mejorado la vigilancia de seguridad. Los ciclistas y peatones todavía entran gratis “porque no cobramos una tarifa de entrada; cobramos una tarifa de estacionamiento “, dijo Kirwin.