Con el voto de ambas cámaras, el Congreso aprobó hoy un proyecto presupuestario, que permitirá en las próximas horas la reapertura de la Administración, pues estaba en cierre parcial desde la pasada medianoche.

Para hacer efectiva la reapertura administrativa, el proyecto necesita ahora la firma del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Con 240 votos a favor y 186 en contra sobre las 05:30 hora local, la Cámara de Representantes aprobó las cuentas; luego de que el Senado hiciera lo propio con 71 votos favorables, y 28 contrarios a las 02:00.

Los republicanos y demócratas pretendían aprobar los presupuestos el jueves para evitar así un nuevo cierre administrativo a medianoche, cuando se agotaban los fondos, en sus agendas no estaban previstas las votaciones de esta madrugada.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

No obstante, el republicano Rand Paul bloqueó la votación con tecnicismos originando el cierre.

El libertario demostró así su oposición a unos presupuestos que elevan significativamente el gasto público, y el techo de la deuda.

Paul en su discurso ante el Senado dijo: “Con toda honestidad, de buena fe, no puedo simplemente mirar hacia otro lado ahora que mi partido es cómplice del déficit”.

“Cuando los republicanos están al mando, no hay un partido conservador. Muchos de los llamados conservadores pierden la cabeza”, comentó.

Alrededor de un millón de empleados públicos se fueron a dormir este jueves sin saber si hoy tendrían que asistir a sus puestos de trabajo, o quedarse en casa.

Sin embargo, el Congreso logró aprobar las cuentas antes de que el grueso del aparato público comenzara su trabajo en la mañana de este viernes.

Con un significativo número de demócratas, estos presupuestos de dos años quedaron aprobados, renunciando así a la que había sido su principal condición en las negociaciones, la regularización de los “dreamers”.

El republicano Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, declaró que el plan que el Congreso aprobó en horas de la madrugada “prioriza la seguridad y el bienestar del pueblo estadounidense”, luego de meses de debate legislativo y dos cierres del Gobierno.

En un comunicado, Ryan afirmó: “Llegamos a un compromiso bipartidista que prioriza la seguridad y el bienestar del pueblo estadounidense. Una vez que el presidente firme este proyecto de ley, tendremos un camino claro para seguir nuestra ambiciosa agenda para 2018”.

Las agencias federales están aun técnicamente sin fondos, a la espera de que Trump rubrique el texto; el Senado y la Cámara de Representantes votaron sobre el presupuesto después de que se levantara el bloqueo del senador libertario.

En realidad el Gobierno federal se encuentra en un cierre parcial, en el aspecto técnico, luego de Rand Paul, quien se opone a aumentar el gasto que refleja el convenio, forzase que los fondos expiraran en la medianoche pasada con una maniobra legislativa.

El presidente de la Cámara, Paul Ryan, recordó que ambos partidos tuvieron que hacer concesiones; y argumentó que ninguno de los dos partidos obtuvo todo lo que quería con el acuerdo, pero él se sentía “entusiasmado y ansioso por volver a trabajar en grandes cosas” para EEUU.

(Con información de Diario Las Américas)