Los viajes a Cuba se han aliviado considerablemente, las restricciones relacionadas con viajes a Cuba a “parientes cercanos” que sean nacionales de Cuba mediante la emisión de una licencia general. Los viajeros pueden viajar a Cuba para visitar a “parientes cercanos” (incluyendo, por ejemplo, tías, tíos, primos y primos segundos) que sean nacionales de Cuba. No hay límite a la duración de una visita a Cuba de estos que viajan para ver a “parientes cercanos”, no hay límite en la frecuencia de las visitas a Cuba de estos familiares “cercanos” y Los viajeros a Cuba pueden ser acompañados por personas que comparten una vivienda común como familia con ellos. Estas mejoras que ya vienen por más de un año, han hecho que la familia cubana, los que vivimos en Miami y los que viven en Cuba estemos un poquito más cerca aunque hay quienes se oponen, no hay nada más fuerte que la familia.