La información era, desde el mismísimo instante de su divulgación, una pólvora chispeante en boca de los cubanos: La corporación CIMEX proyecta lanzar en pocos meses un nuevo servicio que le permitirá al cliente acceder desde cualquier sitio, a través de un celular con sistema Android, a la red de datos de sus tiendas, informó en la capital Turey Abraham, vicepresidente de esa entidad.

ES UN GRAN RETO… ¿VERDAD? Piénsalo, y pregúntate esto por unos cuántos minutos: ¿Están preparadas las instituciones responsables para desplegar una aplicación que le permita a los cubanos hacer compras online desde cualquier lugar? Eso está por verse. Pero bueno, no seamos tan cubanísimos —lo mismo que escépticos, a veces ignorantes por estar dotados de terquedad; por ser, a groso modo: desconfiados—, y pensemos por algunos segundos que sí… que el nuevo servicio SERÁ UN SUEÑO: ¡Wow, encargué cuatro paquetes de perritos con un solo toque en el táctil de mi celular sentado en casa!

La propuesta será tentativa para el verano, cuando, quizás, se dé oficialmente cada uno de estos soñados pasos que están planteándole al pueblo los funcionarios del CIMEX. Su idea, ‘para nada banal’, es —¡‘muyyyy seria’!—, sobre todo, “fortalecer” (se piensa…) la protección al consumidor, pues las personas podrán conocer y manejar la información clasificada de dónde está el producto que busca o el de su preferencia. Al mismo tiempo, contaría con la supuesta cantidad existente dentro del establecimiento, o al menos la que los encargados de informar, manipulen y coloquen a su disposición —he ahí el primer punto débil, ¿o se me escapó otro?

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

En cuestión, se enviaría un talonario detallado ‘igual’ a lo que está dentro del almacén del lugar escogido, con el precio predestinado. Así pues, en esta parte, los encargados del control de la calidad y la gestión de ventas tendrían una gran responsabilidad en sus manos… ¿trabajarán horas extras para el sobrecumplimiento de todo? ¡Nah, no lo creo! ¡A otro con ese cuento!

El proyecto de sistema forma parte fundamental como base primaria de otra nueva invención —también próxima a salir— sobre parte del comercio electrónico, el cual (se piensa) viabilizará la compra venta por Internet, aseguró Abraham.

Ahora bien, regresando a la polémica intención de los creadores de la App y su intención corporativa, emana una ardiente pregunta: ¿Qué será más difícil de obtener, viabilidad o inmediatez en el nuevo servicio? —Eso, dejando a un lado la difícil posición adquisitiva de la población.

No es que el cubano sea escéptico, o que nos acusen de una habitual posición sumamente desconfiada ante cualquier situación en la vida: ¡Señores, alcanzar el mínimo funcionamiento de esta App será un reto tan difícil como lograr que los “cubanos de a pié” puedan solicitar las compras!

Primero, los funcionarios jamás hablaron del por ciento de cubanos con celulares —y menos de los que apenas podrían mantener un saldo activo en tan solo medio mes—, ni de quiénes responderán a las quejas cuando, luego de recibir una confirmación de producto por la App, el cliente o usuario, como prefiera llamarlo, se llegue a la entidad y no encuentre su deseado producto. ESO SUCEDERÁ, y será, sin dudas, el ardid principal por donde se le escapará el aire al globo de la corporación CIMEX.

Aunque también se dio a conocer la siguiente nota, relacionada con las quejas y sugerencias: “Se usará un número único (080000724) para recibir las insatisfacciones de la población, lo que posibilitaría conocer más de cerca los problemas de la red de tiendas”.

Ok y, ¿quién le devuelve el tiempo perdido al cubano?… ¿Quién le repara los nervios, luego de causarles tanto estrés? Bueno, seguro que muchos terminarán desechando la app para ir al lugar de los hechos donde realmente podrá cerciorarse de los productos que desea adquirir.

Seamos honestos, todos aquellos que nacimos en La Mayor de las Antillas, incluso los que peinan canas, pues todos hemos vivido de alguna forma el mismo estrés de la alimentación y otros problemas (aparentemente) subyacentes: ¿El cubano necesita una App para hacer comercio electrónico, o más y mejores facilidades para acceder a la alimentación y el bienestar como seres humanos?

Incluso, antes de criticar la nueva App del CIMEX, o aplaudir por un debut o proceso evolutivo-positivo de la misma, pensemos en el foco mayor… el gran trabajo que pasa el “cubano de a píe”…
No creo que, por ahora, ninguna App vaya a solucionar esa “batalla de mal tiempo de los cubanos” en la cruda actualidad de 2018… Y, por ende, aunque funcione, pudiéramos decir satisfactoriamente: ¡Ya llegó el comercio electrónico a Cuba! El verdadero comercio por internet o App es mucho más que eso…

Así que, el nuevo proyecto, sin dudas, será simplemente otra puerta (SIN BISAGRAS) A UN FUTURO DE VISIBLES PROBLEMAS SIN APARENTE SOLUCIÓN.