El presidente de Rusia, Vladimir Putin, se volvió a congratular este jueves por el proceso de normalización de las relaciones entre La Habana y Washington e insistió en que “fue una buena decisión de Obama” que su Gobierno “saluda y aprueba”.

Putin respondió a preguntas sobre diversos temas en una entrevista con los presidentes de diez grandes agencias de prensa, entre ellas EFE.

“Se demuestra que la política de sanciones no sirve para nada. En el caso de Cuba solo sirvió para perjudicar a los cubanos”, subrayó.

Sobre la crisis en Venezuela afirmó que tanto el Gobierno como los opositores venezolanos deben respetar las reglas del juego e impedir que se impongan los radicalismos.

El mandatario reiteró así la postura expresada el miércoles por Moscú en cuanto a que el diálogo constructivo entre el Gobierno y la oposición de Venezuela es lo único que puede evitar el estallido de una guerra civil en el país latinoamericano.

El jefe del Kremlin aseguró este jueves que aún es pronto para anunciar si se presentará a la reelección en los comicios presidenciales de marzo de 2018.

“Ahora no es el momento. Queda alrededor de un año y eso es mucho tiempo. En el mundo contemporáneo de la política eso es demasiado (tiempo)”, afirmó Putin al responder a EFE.

Putin, que regresó a la Presidencia en 2012 tras cuatro años de paréntesis como primer ministro, aseguró que “al empezar cualquier precampaña electoral todo el mundo deja de trabajar”.

“Y yo no voy a contribuir a eso. Por eso no voy a adelantar nada ahora. Será más tarde. Hay que esperar”, insistió.

Los analistas dan por hecho que Putin se presentará a la reelección y que, dado que su popularidad rebasa el 80%, podría lograr un resultado histórico de más de dos tercios de los votos.

Asimismo, Putin denunció este jueves que Washington utiliza la amenaza del programa nuclear de Corea del Norte para el despliegue de su escudo antimisiles en la región del Pacífico.

“Incluso si Corea del Norte declara mañana que cancela todos sus ensayos nucleares, el despliegue del sistema de defensa antimisiles de Estados Unidos continuará. Será con otro pretexto o sin pretexto, como hacen en Europa”, dijo.

El ambicioso programa estadounidense, que pretende proteger a Occidente de cualquier ataque masivo con misiles nucleares, “destruye el equilibro estratégico en todo el mundo”, advirtió el mandatario ruso, que acusó a sus interlocutores de silenciar “el peligro” que esto supone para la paz mundial.

Sobre las actividades de pirateo Putin declaró:

“Nosotros no nos dedicamos a eso (el pirateo) a nivel estatal y no tenemos intención de hacerlo. Al contrario, nos dedicamos a combatirlo por todos los medios dentro del país”.

Putin se mostró “profundamente convencido” de que “ningún hacker puede influir de manera decisiva en la marcha de la campaña electoral en otro país”.

“No tiene ningún efecto ni en la conciencia de los votantes ni del pueblo. Ninguna información influye en los resultados finales” de unas elecciones, subrayó en respuesta a una pregunta sobre la posible injerencia rusa en los comicios alemanes.

El jefe del Kremlin sugirió que alguien podría “especialmente” diseñar “una cadena de ataques” de tal manera “que se presente al territorio de la Federación Rusa como origen de dichos ataques”.

“La tecnología moderna permite hacerlo”, señaló.

Moscú fue acusado por Washington de estar detrás de ciberataques que influyeron en los resultados de las elecciones de Estados Unidos, lo cual fue calificado de ridículo por Donald Trump y de comportamiento “histérico” por el propio Putin.

(Con información de Diario de Cuba)